Publicidad

La devaluación de divisas

Los países devalúan sus divisas sólo cuando no tienen otra manera de corregir pasados errores económicos, ya sea errores propios o errores cometidos por sus predecesores. Sin embargo, los beneficios de devaluar una divisa son casi iguales que las desventajas que trae consigo.

La devaluación de divisas, por lo general, no fomenta las exportaciones y desalenta las importaciones por un período limitado de tiempo. A medida que la devaluación se manifiesta en una mayor inflación, el alivio temporal se erosiona. En este artículo se hablará de cómo los gobiernos hacen para poder devaluar una divisa.

Un gobierno puede obligar a obtener una devaluación financiera con un déficit comercial. Las divisas de Tailandia, México, la República Checa, entre otras, fueron fuertemente devaluadas, después de que su déficit comercial superara el 8% del PIB. Se puede decidir devaluar una divisa como parte de un paquete de medidas económicas que probablemente incluya una congelación de los salarios, de los gastos del gobierno y de las tarifas cobradas por el gobierno para la prestación de los servicios públicos. Esto, en parte, ha sido el caso en Macedonia.

En casos extremos y cuando el gobierno se niega a responder a las señales de dificultades económicas en el mercado de valores, pueden ser sometidas a la devaluación. Los especuladores internacionales y locales comprarán divisas por parte del gobierno hasta que sus reservas se agoten y no tengan dinero ni para importar los alimentos básicos y otras necesidades.

Por lo tanto, el gobierno no tiene más remedio que devaluar y volver a comprar el tipo de cambio a un valor más caro que el que se ha vendido a los especuladores. En general, existen dos sistemas conocidos de tipo de cambio: el tipo de cambio flotante y el tipo de cambio fijo.

En el sistema flotante, la moneda local se deja fluctuar libremente contra otras divisas y el tipo de cambio es determinado por las fuerzas del mercado dentro de una bolsa interna regulada de manera externa. Las divisas podrán no ser plenamente convertibles, pero tienen cierto grado de libre convertibilidad como condición sinequanon.

En el sistema fijo, las tasas son centralmente determinadas (por lo general por el Banco Central o por la Junta Monetaria en el que suplanta la función del Banco Central). Las tarifas se determinan periódicamente (normalmente, todos los días) y giran en torno a variaciones muy pequeñas.

Incluso en los sistemas de tipo de interés variable, los bancos centrales intervienen para proteger sus monedas, a través de un tipo de cambio considerado favorable (para la economía del país) o “justo”. Las tasas flotantes se consideran una protección contra el deterioro de los términos de intercambio. Si caen los precios de exportación o importación, el tipo de cambio se ajustará a fin de reflejar los nuevos flujos de divisas.

http://www.youtube.com/watch?v=X3JwMCOa-pM

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>