Publicidad

La deflación en Japón

¿Qué está sucediendo realmente con la deflación en Japón? Muchas personas piensan que la deflación en Japón ha hecho al país inestable económica y financieramente. A juzgar por la opinión promulgada en grandes medios, la opinión global de la economía japonesa y las acciones japonesas difícilmente podrían ser peores. Sin embargo, también sabemos que el momento de mayor abatimiento es el tiempo de la mayor oportunidad. Por lo tanto, muchos inversores sienten curiosidad por conocer el estado real de la deflación en Japón.

El fin de la deflación en Japón será un momento histórico para el país, ya que ha quedado atrapado en esa condición por cerca de 15 años. La deflación define la economía de Japón, con un modelo de negocio que está suponiendo que los precios seguirán cayendo año tras año.

Según el Ministerio japonés de Estadística, los precios en Japón cayeron en un 1% entre el año 2007 y el año 2012. Además, han ido en aumento cada mes, es por esto que se mencionan movimientos alrededor del precio, con diferencia neta escasa. Sin embargo, para los inversores, es más interesante mirar la deflación en diferentes categorías, es decir, en industria específicas. Según el Ministerio, los artículos generales adquiridos por los hogares redujo su precio en un 15,1% desde el año 2000 al 2009.

Esta disminución es sumamente interesante para los inversores. Si bien los artículos financieros se han mantenido mejor en los precio, estos cayeron fuertemente de forma discrecional. Por ejemplo, las bebidas alcohólicas y el tabaco fueron un 6% más caro en el 2009 en relación a otros años, mientras que los productos de recreación y culturales fueron 57,3% más barato.

Claramente, el efecto de la deflación ha sido desigual, debido a la disminución de los precios, y algunas otras categorías que experimentaron la inflación. Una parte interesante de las estadísticas es que mientras en una depresión normal aumenta la demanda de alcohol, el consumo de alcohol en Japón se ha reducido en la última década. Además, contrariamente a la creencia popular, los precios de la salud han sido relativamente estables, aumentando sólo en un 4% en el mismo período.

Se cree que la disminución de la población en los niños llevará a un colapso de la demanda de las escuelas. Si bien, esto es verdad hasta cierto punto, lo que realmente está sucediendo es que las escuelas están cerrando y se van fusionando, mientras que los padres son más propensos a invertir en sus hijos, y están gastando más dinero por niño, esto está llevando a la inflación en el sector de la educación y a la creación de oportunidades para los inversores.

Por lo tanto, en lugar de tratar el conjunto de la economía japonesa como una espiral deflacionaria, vale la pena recoger las industrias más resistentes, y verificar las valoraciones sobre una base de caso por caso. Cuando otros inversores no están haciendo esto, es una oportunidad para participar en la caza de gangas financieras.

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>